Este mes de junio fue como un renacer europeo después de dos años en las Américas.

Hice con mis amigos más cercanos geográficamente, paseos y algunos videos para YouTube con el apoyo de Nieve Andrea. Uno de los videos, emulando aquel inicio de la película 2001, Odisea del Espacio.

Volví a tomar contacto con amigos españoles, ingleses y franceses a quienes no veía desde hacía 2 o 3 años.

Algunos como Maribel (española), Elsha (francesa) o Steffi (alemana), antiguas amigas de mi ex compañera Sara y ahora, sobre todo Maribel, amistades mías. En el pueblo de Oms, donde vivimos dos años antes de instalarnos en Perpignan, los ex vecinos y amigos me saludan con afecto.  Bueno, ¡tengo todo un pueblo a mi favor! que no es poca cosa…, pero me da vergüenza ser parte de un conflicto de separación que se volvió de tan bajo nivel y, como decimos en Argentina, de «conventillo». Quizás algún pueda volver a vivir en este lugar tan bello, cerca de los Pirineos y de la frontera de La Junquera.

Con mi amigo Javier Hernández salimos también de excursión y comienza a enseñarme Tai-Chi.

Maribel y Andrea van directamente al apartamento para hablar con mi ex pareja Sara y para ver a mis hijos, pero apenas logran estar con Adrien unos segundos y en medio de una tensa conversación con su antigua amiga, que, más tarde, me describieron con detalles.

Al día siguiente visitamos una gruta-fuente muy interesante situada a las afueras del pueblo donde Maribel reside desde hace muchos años.

La belleza de la roca, de estos paisajes y del agua saliendo desde las entrañas de la Tierra, hacen del lugar un enclave muy especial.

 

Fontestorbes. Foto: Nieve Andrea