Mi abogada logró que Sara, madre de mis hijos, viniera a Buenos Aires, aunque avisándome sólo 12 horas antes, cuando estábamos en una playa a 500 km. de Buenos Aires.

Las abogadas que representaban los intereses de la madre, me comentaron que no podía ir yo personalmente con mis hijos al consulado ya que seguía sobre mí la orden de detención.

Mis hijos regresaron con su madre. Les dimos mucha ropa linda para que se llevaran. La gatita no pudo embarcar porque no me dejaron acercarle a mi hija mayor sus pasaportes y certificados de vacunación. Se la quedó una de las abogadas argentinas experta (sic) en restituciones y en……… ¡defender los derechos de los menores!

Por suerte mis hijos me llamaban a mi celu al terminar el día, ya que no pude despedirme de ellos ni saber más nada, ni darles los certificados que necesitaban para embarcar con su gatita.

Entretanto, mis ex compañeros del Newman me invitan a una reunión-comida, en la que el reencuentro es para mí emocionante.

Veo por internet cómo algunas personas se hacen eco de lo que se escribe en la red social Facebook (como si todo lo que se publicara en internet fuese completamente cierto) en donde dos «amigas» de mi ex compañera y una ex au-pair de mis hijos (que deben «adorarlos») crearon hasta una página de Aviso de Búsqueda publicando fotos mías y de los chicos, obteniendo falsos seguidores que se compran en las redes sociales y que si se observa, son perfiles de jóvenes de Centroamérica que ni nos conocen y menos el conflicto en el que estamos inmersos.

A su vez, algunas hermanas de mi ex compañera se meten en mi página de Wikipedia escribiendo que soy un «secuestrador de menores», en páginas de amigos míos del Facebook, y en la propia página del Aviso de Búsqueda del FB, con fotos de mis hijos (enviadas por mí a la madre meses atrás para que viera cómo estaban nuestros hijos, dado que no se comunicaba con nosotros ni viajaba) se incluyen unos mil «Me Gusta» de perfiles de jóvenes de Centroamérica, de esos «Me Gusta» (como explicaba antes) que se venden por una cantidad equis de euros según el número de perfiles solicitados. Es decir que compraron Me Gusta para poner en esa página y simular que tenían seguidores. Copié y guardé todo esto que además miré hace poco con mi hija Claire, quien estaba sorprendida (así como mi hijo Adrien) de tanta mentira, manipulación y tan poco (o ninguno) respeto hacia ellos, a su imagen pública y a la de su padre, ya que de mí pusieron esta foto recortada, quitando al corderito y dejando una imagen mía extraña y manipulada. Adjunto ahora la foto original que fue cortada y manipulada en la página del FB Aviso de Búsqueda.

 

Cualquiera que entre ahora en FB y ponga Aviso de Búsqueda, le saldrá esta foto mía cortada (sin el corderito) junto a unos mil «Me Gusta» falsos y las fotos de mis hijos hechas por mí. No sé si esto quedará en internet durante un tiempo… Pero de ser así podrá comprobarse entonces a lo que llega la manipulación y la utilización pública de la imagen de personas y de menores (en este caso, mis hijos) por parte de quienes supuestamente los defienden.

 

 

Y lamento tener que escribir esto en un medio público, pero manifiesto en mi descargo que he llevado meses y ya dos años sin poder defenderme ni dar mi versión de los hechos y aunque bajar a este «ruedo» sea precisamente una bajada de nivel poco presentable, sentí que debía, de alguna manera, expresarme, y este blog (dado que no pienso hacer escándalos mediáticos que perjudiquen a mis hijos) es una de mis plataformas más dignas (creo) para hacerlo.

Mientras tanto me quedo viviendo en el apartamento de mi hermana y mi cuñado en situación de espera, agradecido por la hospitalidad y aguardando el momento de regresar al lugar donde lo dejé todo sin saber que ocurriría lo que sucedió.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el piso de mi hermana y cuñado (Buenos Aires).