Hace 42 años aprox., cuando llegaba por primera vez a los EEUU para quedarme una temporada en New York, acababa de estrenarse la película El Exorcista, que vi justo antes de un breve viaje a Washington, en el que recorrí horas y horas a pie el barrio de Georgetown, donde se rodó el film con música de Mike Oldfield. Tenía 18 años. Adjunto foto de aquellos días en la que fuera casa de George Washington. Por cierto, pude visitar la Casa Blanca, pero mi grupo fue el ganador del sorteo diario de quienes podían entrar unos minutos al despacho Oval y saludar al presidente. Y así fue que entré pero mi Nikon no pudo disparar (una foto) la memorable instantánea a Nixon, allí reunido con alguno de sus colaboradores. Estaba prohibidísimo. Así que ni Nikon ni Nixon. Recordando aquellos tiempos me siento todo un «ex orcista».