Vikings (1983)

La música de Guillermo Cazenave puede escucharse en Spotify y en su canal de YouTube Guillermo Cazenave Oficial. Allí encontrarás su obra completa y ediciones especiales de sus creaciones musicales.

Categories ,

VIKINGS – Guillermo CAZENAVE (Full Album, 1983)
1 Con el Sol de Lindisfarne (1981)
2 Isle of Skye (1979)
3 Goat of Gotland (1981)
4 El Bosque de Grónland (1983)
5 Ragnar en la Arcadia (1983)
6 Freydis, la acustiquera (1983)
7 Olaf II, el emperador (1983)
8 Lagertha… entre aves y grillos (1983)
9 Eric el Rojo; de Born… (1981)
10 Knud, the Great / sama est (1982)

ENTREVISTA A GUILL (por Emma Estévez)

Vikings me pareció un disco fascinante. Música dedicada a aquellos legendarios vikingos que cambiaron la historia de Europa…
¿Qué podrías decirme de Vikingos?
Fue algo especial. Necesitaría rebobinar un poco para recordar que… acababa de lanzar mi productora Astral Music junto a dos primeras obras: Arkanos y la versión inicial de la Zodiac Music. La música zodiacal tuvo una acogida excelente. Se agotó. Pero como todo lo hacía de manera independiente, no me dio tiempo a reeditarla. Se acercaba la navidad y las empresas duplicadoras se centraban únicamente en los encargos de las discográficas, así que me quedé sin copias. En cambio, Arkanos fue criticada por la naciente new age. Decían que eran trozos de música breves, poco relajantes. En una revista dijeron irónicamente «hizo la música de los astros y ahora la del Tarot», así que en un año tuve la mejor recepción y, a la vez, conocí las primeras críticas. Entonces Vikings, que ya venía componiéndola desde años atrás en Londres, quería que fuese especial y terminé de producirla muy concentrado en lo que haría, aunque no tenía el respaldo de una discográfica y necesitaba equiparme más. Tenía un Revox de 2 canales y un Teac de 4 canales. No tenía sistema Dolby para reducir el sonido y la revista que me distribuía me presionaba para que publicara más cosas, así que produje unos cantos gregorianos con un ex cura que conocí en aquella época y luego me embarqué en la producción de Vikings.

Vikings tiene una primera parte enérgica, luego momentos suaves y después un final vibrante. ¿Tiene esto que ver con lo que cada vikingo te inspiraba?
– En parte sí. Los momentos más intensos los grabé en Inglaterra, en los años 70s, en medio de un invierno ventoso con tormentas de nieve. Yo estaba ahí tocando y sintiendo el frío en mi cuerpo y creando diálogos entre mis guitarras acústicas y la única eléctrica que tenía entonces. Hay un tema que grabé en Buenos Aires, cuando estuve unos meses en 1982, en plena Guerra de las Malvinas o Falkvinas, como llamaba yo a aquellas islas, y estaba furioso por lo que estaban haciendo ambos países. Y el resto, lo más calmo, lo grabé en Aiguadolç, en mi pequeño estudio frente al puerto de Sitges, ya en 1983, viendo aquellos atardeceres y puestas del sol sobre el Mediterráneo.

Tú nunca estabas del todo convencido con el sonido…
– No, porque grababa de manera precaria. No tenía el apoyo discográfico para grabar en un estudio profesional, pero me las arreglaba para poder producir mi propia música sin técnicos de sonido. Lograba un término medio entre algo más que un demo y menos que una producción de un artista «oficial», pero era libre para hacer música sin imposiciones comerciales y con la frescura de lograrlo en casa, en un ambiente hogareño.

Lo que hiciste en Vikings es muy original.
– Gracias. Con Vikings completé mi primera trilogía y es una suerte que siga gustando.

Hay algo de Vikings que también está en tus demos de Cantiaci…, de lo que grabaste en Kent a finales de los 70s…
– Exacto. Vikings empezó en aquella época: 1978 o 79. Yo iba muy seguido a Kent y también en Londres al British Museum y ahí estudiaba la armonía de las esferas y trataba de obtener información sobre los pitagóricos, pero era complicado. Todo iba por secciones y había que hacer fotocopias que en aquella época costaban caras. Y un día me encontré con unos símbolos vikingos y rúnicos y eso me fascinó.
Me pasaba horas en la biblioteca tomando apuntes y luego regresaba a mi casa en Brixton y me ponía a tocar lo que pasaba por mi cabeza.

¿Cómo era ese proceso?
– Como siempre. Me vienen melodías enteras y en aquella época en cuanto agarraba la guitarra salía muchísima música. Yo me sentía conectado a las playas de la antigua Grecia, a los fuegos que hacían en la arena los pitagóricos en las noches de vigilias y tertulias, y visualizaba estos compases gigantes con los que seguían las sombras durante el día para así calcular las distancias estelares y los posibles planetas o astros. En realidad eran sextantes.
Y después llegó lo de los vikingos, cuyo territorio podía ser en cualquier lugar en el que plantaran su espada. Eso me cautivaba: mi lugar en el mundo es ahora y ahora es en donde piso y en donde piso clavo mi espada. No necesito fronteras ni delimitaciones geográficas o banderas. Mi lugar es en donde mi cuerpo se posiciona. Entonces soy mi propio rey…, be a king o viking.

Me encanta cómo juegas con las palabras y les sacas significados inesperados…
– Según mi hermano psicólogo es una patología leve pero contagiosa y se llama ‘estado maníaco de libre asociación’. Yo asocio y cuando estoy en alguna mesa charlando o de tertulia terminan todos asociando. Así que es cierto que es contagioso y no tiene cura (risas).

¿Te sientes un poco viking?
– Sólo en una parte… No me gusta invadir ni atacar a nadie (risas). Pero me gusta estar en un sitio y no tener que aguantar que me digan que ese árbol o ese trozo de tierra es de alguna nacionalidad. Eso, en mi opinión, no es de nadie y quien esté allí, si no va con intenciones de conquista y usurpación, puede llegar a sentirse parte de ese todo sin tener que pedir una nacionalidad a su vecino.

Cuéntame algo de Lagertha, la vikinga…
– Bueno, no soy historiador, ¿OK? (risas). Fue la esposa de Ragnar, quien se enamoró de ella por su coraje. Lagertha era una vikinga danesa, una guerrera admirada por todo el mundo. Ragnar se lió con Thora y entonces se separaron pero siguieron siendo amigos y combatiendo juntos. Tiempo después Lagertha liquidó con una lanza al que iba a ser su marido ya instalados en Noruega. Lo mató porque ella quería ser la única reina y no compartir su reinado con un hombre.

Vikings es un disco genial
No lo sé… es música…
Fue una época especial de mi vida. Tenía 22 o 23 años y todo eso me transportó a aquellos tiempos tan increíbles.

EMMA ESTÉVEZ (periodista)

VIKINGS
Música creada, interpretada y producida por Guillermo Cazenave.
Grabada en Estudios Astral, Londres (1979-81), Knud…, en Buenos Aires (1982), y en Sitges (1983) en Teac de bobina (4 canales), Portastudio Teac de 4 canales y master en Revox A77.
Remezclado en Estudios Astral, en 1990.

Guillermo: guitarras, teclados, mandolina, flauta, gaita, voces, bajo y percusión.
Ronald Lloyd: oboe en Ragnar…
Instrumentos musicales utilizados: guitarra Yacopi clásica de concierto, guitarra acústica Álvarez de 12 cuerdas, Ibanez eléctrica de doble mástil -de 6 y 12 cuerdas-, Ovation acústica de 6 cuerdas, mandolina ucraciana del luthier José Kozak, Royal Stewart gaita de las Highlands, teclados Korg MS10 y MS20, flauta barroca Adler, bajo Fender Precision y percusión.
© (P) Guillermo Cazenave

Deja tus datos, nos comunicaremos para enviarte el link de pago