Anthony Phillips tuvo mala suerte, como muchos pioneros o personalidades esenciales en el devenir de algún proyecto o movimiento.
Cada grupo de pop-rock pareció tener su arquetipo de redentor, de miembro que luchó para darle entidad a la banda en sus comienzos o apoyándola de maneras distintas.

Pero el arquetipo del redentor, de la persona que salva o intenta salvar a los demás, suele acabar con éste sacrificado o “crucificado”, siguiendo los principios crísticos de una historia, en principio, bastante conocida y manida.

The Beatles sacrificaron a Pete Best, Pink Floyd a Syd Barrett, Procol Harum a Matthew Fisher, los Stones a Brian Jones, Jethro Tull a Mick Abrahams…, y Genesis a Ant Phillips, aunque fuera él quien partiera del grupo en 1970 por motivos aparentemente personales.  Anthony le dio el sonido y el alma a aquel grupo, y fue capaz de aprender a tocar guitarra y piano y a ser el miembro de la banda más capacitado para sonar él solo como todos los demás juntos.

En 1973 (ya fuera de Genesis) Anthony compuso una canción dedicada al baterista John Silver, uno de los primeros que pasó por las filas genesianas. El tema se llamaba “Silver Song” y tenía un comienzo con una guitarra de 12 cuerdas muy similar a la posteriormente célebre “Hotel California” de The Eagles.

Para grabar “Silver Song” Anthony contó con la colaboración de su gran amigo y bajista de “Genesis”, Mike Rutherford, y con el baterista Phil Collins, quien debutaba así como cantante en los que prometía ser un single de mucho éxito, algo que la propia banda “Genesis” aún no tenía entre sus logros.

La cuestión es que “Silver Song” se grabó pero la discográfica, al parecer, no quiso editarla porque de tener éxito hubiese creado confusión entre los fans de “Genesis”.

Sí, extraña situación: ¡no sacar un disco porque va a tener mucho éxito!

En aquellos meses, “Genesis” estaba grabando su célebre obra maestra “Selling England by the Pound”, con su guitarrista Steve Hackett y el entonces cantante y líder escénico de la banda, Peter Gabriel. Por lo tanto, que saliera en medio de esto un single con el anterior guitarrista y co-fundador del grupo, Anthony Phillips, Collins cantando cuando aún no era cantante solista y Rutherford al bajo, se consideró como una situación alteradora para la carrera de unos “Genesis” que empezaban a triunfar en su Inglaterra natal e Italia pero casi desconocidos en el resto de occidente.

Anthony vio frustradas sus aspiraciones y la canción, ya grabada en single junto a otro tema muy interesante también cantando por Collins, pasó al baúl de los recuerdos.

En febrero de 1977 Peter Gabriel debutada como solista con una actuación en The Palladium de New York, concierto al que asistí (residía en Manhattan en aquellos tiempos) y en el que estaba Anthony de espectador unas filas más adelante. Robert Fripp actuaba escondido detrás del telón y parte de la que fuera banda de Alice Cooper y Lou Reed le daban a Gabriel ese primer sonido americano buscado estratégicamente por él para desmarcarse de antiguas sonoridades británicas.

¿Qué hacía allí, pues, Anthony Phillips?

La oficina de management de “Genesis” aprovechó la gira de Gabriel para ir introduciendo a Ant en algunos programas de radio en los que tocó en vivo y concedió entrevistas, mientras se publicaba su primer disco solista, nuevamente junto a Collins y Rutherford: “The Geese and the Ghost”.

Sin embargo la “Silver Song” seguía brillando por su ausencia.

Durante los años 80s, “Genesis” pasó a ser otra banda muy distinta a la de los 70s. Sin Gabriel y sin Hackett, Collins transformó al grupo en una máquina de éxitos con un sonido pop que en nada se parecía al rock progresivo de anteriores álbumes.
Llegaron los 90s y también Collins dejó “Genesis”, alentado por su propia carrera solista ya estabilizada al margen del grupo.
Salieron a la venta Boxes retrospectivos de “Genesis” incluyendo hasta demos de la época en que Anthony los lideraba, pero ninguna noticia de “Silver Song”.

En 1995 y 1998 hice junto a Anthony dos álbumes: uno llamado “The Meadows of Englewood” y otro titulado “Live Radio Sessions”. En este último hicimos en vivo una versión de “Silver Song” para el programa de Jordi Tardà en “Catalunya Ràdio”. Jordi siempre me ayudó a promocionar mi música y a mis amigos, como Anthony y Jeremy Morris, lo cual siempre le estaré agradecido. Y precisamente en mi disco con Jeremy “Two Suns” también hicimos otra versión de la mítica canción.
Pero por fin ahora, en este 2007, se reedita el primer disco solista de Anthony incluyendo “Silver Song” (versión original) como bonus track.

http://www.youtube.com/watch?v=G-p7TiD7whs

Ya es tarde para pensar en muchas ventas o repercusión pero, al menos, se hizo justicia histórica, no en el sentido de que sea ésa una canción extraordinaria, sino por el hecho de que casi podríamos hablar de “censura” de lo que sucedió con un single que también podría formar parte de alguna recopilación futura de Phil Collins.

¡Me alegro por ti, Ant! A la larga se hace algo de justicia…