Acaba de reeditarse mi libro «La Noche del Grial».
Esta vez, el editor y amigo, Fernando Cabal, se esmeró por mejorar la calidad de una segunda edición con el añadido de un prólogo de Javier Sierra.
Javier tuvo mucho éxito con «La Cena Secreta», libro que le tradujeron a varios idiomas, y ahora arremete con «La Dama Azul» y las bilocaciones de Sor María de Agreda, para cuyo dvd promocional en EEUU seleccionó música mía, por lo que ambos vivimos unas semanas bastante intensas intercambiando material; él enviándome su magnífico prólogo y yo cediéndole mi magnífica música, en medio de promociones a un lado y otro del Atlántico y de los Pirineos.
La Noche del Grial» es un diario que empecé hace muchos años y que narra casi todo lo que me pasó desde los años 70s hasta 1989, vinculado a experiencias en el País Cátaro occitano del actual sur de Francia, cuna y origen de gran parte de mi familia paterna y de los Cazenave.
Pasó bastante tiempo hasta que me decidí a firmar y editar este diario hecho libro por un escribidor músico metido a cuasi investigador de lo etéreo y eterno.
Y ahora, en tiempos de euforias en forma de códigos y de afanes por el «da vinci-remos» de los otrora derrotados herejes del jejeje, sonrío en medio de luchas banales por las que antes batallaba en vanguardia y que actualmente observo en retaguardia, rodeado de castillos en ruinas desde cuyos bajos praderas y ríos saludaban idas y retornos de trovadores y juglares.
Espero y deseo que este libro me reencuentre con el músico y que esta música que hago me reencuentre con quien tampoco puede parar de escribir.
«Dualido» entre ambas actividades recordando las horas en que, como decía Lennon en aquella canción cuya letra no recuerdo en su totalidad, I’m only sleeping… «stay in bed float up stream please don’t wake me, no! leave me where I am I’m only sleeping everybody seems to think I’m lazy I don’t mind, I think they’re crazy running everywhere at such a speed till they find, there’s no need please don’t spoil my day I’m miles away and after all I’m only sleeping keeping an eye on the world going by my window taking my time», etc., etc.
Fabulosa esta canción de Lennon…
Así es como me siento: productivamente improductivo.
Un libro…, un disco…, dormir…, ¡qué más da!