Asistir a un concierto de Les Luthiers es muy diferente a cualquier otro espectáculo musical. Una mezcla de humor refinadísimo y sutil unido a un amplio conocimiento musical, ha hecho de este grupo algo único en el mundo. Fui a verlos este mes en uno de sus 6 conciertos a lleno total en Barcelona, ciudad en la que suelen actuar cada dos años.

Argentinos, en parte de origen judío, Les Luthiers se muestra implacable satirizando la pomposidad alemana reflejada en cada relato a los que nos tiene acostumbrados la música cásica cuando explica y anuncia por radio lo que seguidamrente escucharemos de algún grande como Beethoven, Mozart o Bach (en este último caso rebajado por ellos a la categoría de «Johan Sebastian Mastropiero», un mal compositor siempre metido en problemas).

El resultado de esta fórmula de sátira musical, ampliada además en sus guiones hacia folklores y culturas de gran parte del mundo, produce un efecto cómico inigualable en la audiencia, aunque tenga después un resultado general no tan auspicioso.

En efecto, son muchas las personas que luego de haber visto a Les Luthiers no pueden evitar la risa o la sorna al oir alguna presentación de música clásica o, también, alguna obra que les recuerde al grupo ironizando sobre la música tradicional de culturas que, sin embargo, han enriquecido durante siglos el panorama folklórico mundial.

Daniel Rabinovich es por lejos el más aclamado de Les Luthiers, aunque todos ellos son muy aplaudidos por su pericia en el habla y en la interpretación.

Son un grupo para ver en vivo: teatrales y musicales a la vez. Un espectáculo humorístico para mentes abiertas hacia la broma inteligente, aunque a veces mantenga dudas sobre lo que matizaba en párrafos atrás.

Un link de Les Luthiers:

http://www.youtube.com/watch?v=PULB4MjXCPg&feature=related