Una vez más visito Toulouse, ciudad que, en contraposición a su nombre, en inglés parecería invitar a perderse.

La centenaria Tolosa de Languedoc es la gran capital de esta cultura de Oc, que comienza o termina en su río Garona y en esos emblemáticos puentes que lo cruzan, recorriendo una franja claramente mediterránea, luego pirenaica y finalmente de nuevo mediterránea («mitad de la Tierra») hasta llegar a Marocco o el mar de Oc africano, ya frente a Alicante (el Cant de Alí) o del «Anda luz», que sigue andando y que algunos reclaman para recuperar imperios perdidos no precisamente bajo la luz de lo clarificador sino, en todo caso, de la oscuridad de verdades a medias nunca «aclaradas».

Y entre esas verdades o leyendas aún discutidas por algunos, se hallan dos tan curiosas como distantes: la del nacimiento y nacionalidad del líder del tango Carlos Gardel y la del Grial en versin santa y cálizfrísticalizdosa.

En el primero de los casos, Gardel fue y es una de las figuras universales del tango argentino, aunque si fue universal (dudo que en todo el cosmos conozcan sus canciones) no corresponde entonces llamarle «argentino». Mas no debemos olvidar que en Buenos Aires se crió, educó y formó este tolosano que los uruguayos reclaman como nativo suyo. Y en parte algo de razón detentan, dado que parece ser que el inolvidable cantante nunca quiso tener pasaporte argentino para evitar el servicio militar, así que, siendo muy argentino de costumbres, en realidad estábamos ante un francés nacionalizado uruguayo pero residente en Buenos Aires. Más o menos como yo pero al revés: nací en Buenos Aires, soy nacionalizado español, vivo cerca de Toulouse y durante muchos años (al igual que Gardel en Buenos Aires) en la calle Jean Jaurés. También soy de origen occitano como Gardel, quien originariamente se llamaba Charles Romuald Gardés.

Llevo, pues, a mi amigo alemán Martin para que vea la casa natal de Gardel. Más tarde regresamos al Ariège con el tiempo justo para cruzar la puerta de entrada, sentarme en una silla y, casi sin poder quitarme ni el abrigo, atender la llamada de Miguel Celades, quien me había organizado una entrevista para el programa «La Noche del Ornitorrinco» de «Punto Radio» de Barcelona, con la sorpresa mayúscula para mí al comprobar que el presentador y quien me entrevistaría se llama Carlos Garde.

Por suerte no era para hablar de tangos sino de los cátaros y de mi intervención en el próximo congreso que tendrá lugar en Valencia los días 24 y 25 de este mes de marzo, en donde abordaré el tema del Grial o griales físicos y de sus posibles localizaciones: ¿en la Catedral de Valencia? ¿en San Juan de la Peña? ¿en el pico Fourcat de la aldea Cazenave? Mejor sería para mi tranquilidad espiritual que estuviese en San Juan de la Peña y no en Cazenave.

En cualquier caso adjunto estos dos links:

1.- el de la entrevista con Miguel Celades y Carlos Garde tras mi visita ese mismo día a la casa natal de Gardel en Toulouse

http://tiempoparalaverdad.wordpress.com/2012/03/05/miguel-celades-y-guillermo-cazenave-la-nit-de-lornitorrinc-punto-radio-29-02-2012/

 

2.- el que anuncia el próximo Congreso en Valencia, donde conferenciaré una conferencia sobre el Grial

http://www.cienciayespiritu.com/IX_congreso_Ciencia_Espiritu_Valencia.php

 

Y de paso una foto a cuello torcido en la histórica casa del cantor, cuya voz «sí que no» se parece a la mía o la mía a la suya.