Si no aprendemos a combinar los elementos que la Creación puso a nuestra disposición y por los cuales existimos, estaremos destinados a la repetición constante del error, ya que siempre se afirmó que “la historia se repite”, y pienso que no es tan así: lo que se repite, como dice mi amigo Ramsés, es el error.

Meditemos, entonces, 5 minutos al día (¡5 minutos!). Un poco de respiración y un poco de recordarnos que existimos, que tenemos un cuerpo físico y muchas otras energías invisibles pero que yacen en nosotros; desde los pensamientos hasta las emociones.

Os lo pide y aconseja vuestro gurú Cazenavanda