CAPILLA DEL MONTE

Recuerdo haber pasado el fin de año, de siglo y de milenio en Capilla del Monte, aquel 31 de diciembre de 1999, cuando los falsos agoreros apocalípticos presagiaban el “fin del mundo” y un reseteo planetario absoluto al afirmar que las computadoras leerían el año 2000 como el “año cero”, y que ello provocaría un colapso informático mundial. Nada de eso sucedió pero las interpretaciones de supuestas catástrofes planetarias, continúan. Veremos…

Y este mes de mayo regresé a Capilla invitado por Carol Korall, de ‘Voces Unidas’, un grupo místico mayoritariamente formado por mujeres buscadoras de nuevos enfoques para la espiritualidad y muy interesadas por la descendencia de María Magdalena y Sara en el País Cátaro del sur de Francia, en el que residí 12 años de mi vida, a tan sólo 10 kilómetros del castillo de Montségur y desde donde terminé la primera parte de mi diario-libro ‘La Noche del Grial’.

Conocí a Carol gracias a mi amiga-médica de Barcelona, Marisol Estrems, quien pasó por aquí, en Buenos Aires, 3 o 4 días antes del encuentro en Capilla del Monte, lugar al que fui acompañado por mi colaboradora, vecina y también música (y de Barcelona para variar), Clara Buetas, que está por una temporada en Argentina, estudiando teatro, música y ballet.

Fue éste un viaje muy positivo y le estoy agradecido a Carol y a su marido Eduardo, así como a todas las personas que asistieron y colaboraron para que todo saliera de una manera tan armoniosa y llena de luz y hospitalidad.

Espero y deseo volver pronto a este sitio tan maravilloso, que con los años se ha ido transformando en uno de los enclaves de búsqueda interior más emblemáticos del planeta.

Capilla del Monte, 1 de enero del año 2000